Esta es una copia de lo que fuera el website de la Mesa de negociación y Acuerdos

enlaces

Documentos Mesa Documentos
Coordinadora Democrática
Documentos
Grupo de Amigos
Documentos
Tripartitos
Documentos
Comité Asesor
Noticias

Documentos
Comisión de Enlace

Noticias
Comisión de Enlace
Opinión

 

 

LA MAYORIA OFICIALISTA DEL CNE SE PUSO AL MARGEN DE LA LEY. EL PAIS SE ENCAMINA A LA CRISIS INSTITUCIONAL GENERALIZADA

24/2/2004

Venezolanas, venezolanos:

Hoy 24 de febrero de 2004 pasará a la historia como el día de la estafa. En el día de hoy la mayoría pro-oficialista del Consejo Nacional Electoral ha consumado un gravísimo fraude contra la Constitución, contra la Ley, contra el Reglamento elaborado por ellos mismos y –lo que es más grave- contra la soberanía popular.

Hoy esa pírrica mayoría, siguiendo instrucciones dadas públicamente por voceros del Ejecutivo Nacional y haciendo uso abusivo de un poder provisional, ha violado el artículo 62 de la Constitución Nacional, que establece que los ciudadanos tenemos el derecho de participar LIBREMENTE en los asuntos públicos.

Violaron el artículo 63, que consagra al sufragio como un DERECHO CIUDADANO.

Violaron el artículo 66, que plantea que tenemos derecho a que nuestros representantes RINDAN CUENTA de su gestión.

Violaron el artículo 72, que establece claramente que todos los cargos o magistraturas de elección popular, INCLUYENDO LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA, son revocables.

Violaron el artículo 22 del Reglamento de Referendo, que establece que son la firma y la huella Y NO LA CALIGRAFIA DE LOS DATOS lo que hace “personalísima” la voluntad del elector.

Violaron el artículo 29 de ese mismo Reglamento, que establece los causales por los cuales una firma puede ser “puesta en observación” o invalidada, Y QUE NO INCLUYE ENTRE TALES CAUSALES LAS SUPUESTAS “PLANILLAS PLANAS”.

Violaron principios básicos del derecho constitucional reconocidos internacionalmente, como el que establece que las culpas de la administración no se pueden trasladar a los ciudadanos; el que establece que los tecnicismos excesivos no pueden estar por encima de la voluntad ciudadana y el que establece la no retroactividad de la Ley.

Violaron el aparte 12 del acuerdo firmado el 29 de mayo del 2003 en la Mesa de Negociación, acuerdo que tiene como garantes a la OEA, Centro Carter y a las Naciones Unidas y que establece, en este doceavo punto, que la salida a la crisis venezolana deberá estar inscrita en el referendo revocatorio previsto en el articulo 72 de la Constitución, con lo cual se han puesto de espaldas a la resolución 833 del Consejo Permanente de la OE.

Violaron el artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana, al hacer infructuosas las gestiones diplomáticas de la Misión de Observación de la OEA y el Centro Carter.

La Constitución Nacional establece que la soberanía reside en el pueblo. Esa mayoría oficialista del CNE, obedeciendo a los intereses políticos del oficialismo, ha maniobrado para impedir que la soberanía popular pueda expresarse en forma pacífica, democrática, electoral y constitucional. Con ello, han atentado gravemente contra la paz de la República y contra la gobernabilidad democrática. En consecuencia, la Coordinadora Democrática, instancia representativa de la oposición venezolana reconocida por la OEA y firmante de los acuerdos del 29 de mayo, anuncia lo siguiente:


1) Rechazamos las normas que arbitrariamente ha decidido la exigua mayoría oficialista del CNE, que han alterado las reglas del proceso cuando este ya se encuentra en etapa avanzada, para así impedirlo y sabotearlo.

2) Desconocemos la autoridad institucional, política y moral de la mayoría oficialista en el CNE que se ha colocado de espaldas a la Constitución y al pueblo. Por ello, señalamos que –hasta tanto no se produzca una profunda rectificación de los terribles errores en que incurrieron en el día de hoy- los integrantes de esa mayoría no serán reconocidos por la oposición venezolana como calificados para la conducción de proceso electoral alguno.

3) Denunciamos la directa correspondencia entre la nefasta decisión de la mayoría oficialista del CNE y las instrucciones giradas en forma pública en diversas oportunidades por diversos voceros del actual régimen. En consecuencia, esta absurda decisión no sólo descalifica a la mayoría oficialista del CNE, sino que además deslegitima al Gobierno. Desde las alturas del Poder Ejecutivo y usando al CNE como instrumento, se ha producido un golpe de estado contra la Constitución y contra la soberanía popular. En consecuencia, el Gobierno Nacional ha perdido su precaria legitimidad pues, aunque tuvo su origen en un acto electoral, ha maniobrado para evitar que la voluntad electoral se exprese libremente sobre su permanencia en el poder, tal como lo establece la Constitución Nacional.

4) Respaldamos la posición asumida por la Misión de Observadores de la OEA, apoyamos su propuesta de instrumentar un estudio muestral para solventar las diferencias de opinión en relación a las planillas que presenten caligrafía similar, y les instamos para que junto al Centro Carter, a la Organización de las Naciones Unidas, a la Unión Europea, a los presidentes del Grupo de Países Amigos y del G15 y a todos los demás actores de la comunidad internacional ejerzan toda la presión moral, jurídica e institucional que sea posible a fin de lograr que el actual régimen retroceda en su empeño de violar la Constitución Nacional y se someta al dictado de la soberanía popular.

5) Exhortamos a todos los venezolanos de vocación democrática que ocupan y ejercen espacios institucionales en el CNE, Asamblea Nacional, Consejos Legislativos Regionales, Consejos Municipales, sindicatos, gremios, etc., a utilizar tales espacios para denunciar de manera firme y beligerante el fraude perpetrado contra la voluntad ciudadana, y hacer que la actividad de tales organismos este centrada en este tema hasta que se produzca el restablecimiento pleno de la legalidad democrática en el proceso revocatorio venezolano.

6) Llamamos a todos los ciudadanos a iniciar acciones de resistencia pacífica frente a las órdenes de las autoridades de un gobierno que ha perdido lo que le quedaba de legitimidad. En función de ello convocamos a que se realicen de inmediato Asambleas de Ciudadanos en todo el país para discutir la actual situación, programar para mañana mismo protestas pacíficas, firmes y contundentes en los respectivos espacios vecinales (barrios, urbanizaciones, calles, avenidas, escaleras, plazas, semáforos, etc.), y organizar su participación en las acciones masivas para denunciar ante los presidentes del Grupo de los 15 el fraude cometido por la mayoría pro oficialista del CNE y por el gobierno contra la voluntad popular.

7) Convocamos urgentemente a una reunión de la dirigencia de toda la sociedad democrática venezolana. La situación que estamos enfrentando no es un problema de “la oposición”, sino del país. Por ello convocamos respetuosamente a los gobernadores, alcaldes, diputados a la Asamblea Nacional, al Comité Ejecutivo en pleno de la CTV, al Directorio de FEDECAMARAS, a los dirigentes de la sociedad civil organizada, a los integrantes de las direcciones nacionales de los partidos políticos, entre otros actores, a una reunión que con carácter de urgencia se realizará mañana miércoles 25 en horas de la tarde, en la que se ultimaremos los detalles del plan estratégico que la oposición tiene previsto para esta circunstancia y se fijará la conducta a seguir por los demócratas venezolanos en la severa crisis institucional producida por el zarpazo del oficialismo contra la voluntad popular.

Venezolanas, venezolanos:

Se han iniciado tiempos que pueden ser muy duros, tiempos que responsablemente habíamos previsto. Sabíamos de la vocación totalitaria y antidemocrática del régimen y a pesar de eso, por ser nosotros demócratas convencidos, aceptamos todas y cada una de las normas que nos impusieron. JUGANDO CON SUS REGLAS LOS DERROTAMOS, Y DE ESO SON TESTIGOS LOS OBSERVADORES INTERNACIONALES, LA FUERZA ARMADA NACIONAL Y LOS MISMOS HUMILDES TESTIGOS DEL OFICIALISMO, QUE PRESENCIARON LA FORMA LIMPIA Y CLARA EN QUE SE EXPRESÓ LA VOLUNTAD MAYORITARIA DEL PUEBLO DEMOCRATICO VENEZOLANO.

Hoy, martes de carnaval, es el día que paradójicamente escogió el régimen para quitarse la careta. El oficialismo y sus agentes electorales le han dado una patada a la mesa democrática y con ello lo único que han logrado es precipitar el principio del fin de este gobierno, transformado ya abiertamente en régimen de fuerza que pisotea la ley y la Constitución.

Frente a estas decisiones y acciones ilegítimas está todo un país de gente digna, hombres y mujeres decentes, jóvenes y viejos decididos, civiles y militares honestos, dispuestos a cumplir y hacer cumplir la Constitución. Un país que va a seguir luchando para derrotar la trampa y para lograr el restablecimiento de la legalidad en el proceso revocatorio, es decir, para lograr que el Referendo Revocatorio se realice de acuerdo con las reglas originales decididas el pasado 20 de noviembre y avaladas por la comunidad internacional. Un país que va seguir luchando por revocar el hambre, el desempleo, por alcanzar salud, trabajo, vivienda y educación para todos.

Las desesperadas maniobras del gobierno quieren desmoralizarnos. No les demos ese gusto. Fortalezcamos nuestro espíritu y nuestro cuerpo para resistir esta lucha, que daremos hasta el final. Tenemos la razón, somos la mayoría, tenemos la ley de nuestra parte y contamos con el apoyo del mundo. Que Dios bendiga la libertad y la democracia: ¡Esta batalla continúa, y la vamos a ganar!

COORDINADORA DEMOCRATICA DE VENEZUELA

retroceder