BASES PARA UN ACUERDO DEMOCRÁTICO DE RECONSTRUCCIÓN NACIONAL

5 de Julio de 2002

 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

    Los sucesos acaecidos en Venezuela durante los últimos meses ratifican, una vez más, la fortaleza democrática de los venezolanos y su decisión irrevocable de luchar para mantener y profundizar el sistema de libertades. La participación social masiva, así como la diversidad de protestas en las que todos los venezolanos hemos alzado nuestra voz en defensa de la democracia, son pruebas irrefutables de la férrea determinación que nos caracteriza como pueblo. Constituyen la más viva demostración del firme propósito que nos motiva a promover, pacíficamente, el restablecimiento de los mecanismos institucionales que permitan resolver nuestras diferencias en un ambiente de paz, democracia y libertad, única ruta posible para realizar las transformaciones a las que todos aspiramos y para encontrar soluciones eficientes y sostenibles de desarrollo socio-económico, de combate a la pobreza y de logros de justicia e igualdad.

    La gestión del gobierno actual ha acentuado la distancia de Venezuela con el mundo desarrollado y nos ha hecho perder posiciones de vital importancia para nuestra soberanía en el contexto económico y político internacional. En consecuencia, Venezuela se encuentra ante numerosos e importantes desafíos que debe vencer estableciendo nuevas reglas y compromisos basados en una concepción integral del ser humano, una sociedad responsable y solidaria y de un Estado que asegure la producción de riquezas, impulse el cambio hacia una sociedad del conocimiento, promueva soluciones eficaces contra la pobreza, garantice la participación ciudadana y vele por el respeto a los derechos humanos y a las minorías, cumpliendo los preceptos establecidos en los acuerdos internacionales suscritos por la República.

    Estas transformaciones, que afectarán la estructura institucional, económica, política y sociocultural del país, requieren de un amplio consenso democrático. Reclaman un sistema judicial confiable, eficaz y accesible para todos. Exigen un Estado competente en su gestión reguladora y estabilizadora de la actividad económica y políticas públicas decentralizadas que propicien la participación ciudadana.

La Venezuela del Siglo XXI

    Venezuela se encuentra asediada por graves problemas estructurales y obligada a enfrentar inmensos desafíos: La pobreza y desesperanza en la que vive buena parte de nuestra población revela su intensidad en índices económicos alarmantes, entre los que destacan el alto desempleo, la inseguridad y el deterioro en las oportunidades para acceder a una educación productiva y a una adecuada cobertura de las condiciones de salud, nutrición y vivienda de la población. Convivimos con la injusticia, la indolencia y la impunidad. Padecemos los estragos de la desunión, la violencia, la desintegración y la intolerancia. Observamos con angustia la fractura en la Fuerza Armada y la erosión de la legitimidad del liderazgo y de la estructura institucional.

    Esta profunda crisis nos obliga a examinar de manera urgente nuestras potencialidades como país y nuestras posibilidades como ciudadanos de esta gran nación, en especial ahora cuando hemos demostrado tener suficiente madurez para expresar y defender nuestras conquistas democráticas.

    En esta encrucijada histórica, el principal reto del liderazgo venezolano es el fortalecimiento de la democracia y la escogencia de un camino que nos permita derrotar la pobreza, empresa que exige el concurso de todos, absolutamente todos, los venezolanos. El enorme contraste entre la inmensa capacidad generadora de riquezas que tenemos por la dotación de recursos humanos y naturales con los que contamos, frente a los crecientes niveles de pobreza que padece la mayoría de los venezolanos, pone en evidencia la imperiosa necesidad de cambios en la manera de enfocar y resolver esta disyuntiva. Debemos estar conscientes de que la superación de esta calamidad trasciende lo estrictamente económico para incluir dimensiones políticas, culturales, institucionales, éticas y morales.

 Una nueva era democrática.

    Los niveles de desintegración y deterioro económico e institucional de la República nos exige asumir, de una vez, nuestras responsabilidades. Estamos convencidos de que sólo podremos vencer estas circunstancias a través de la unión de nuestras voluntades, mediante un compromiso de reconstrucción que restablezca las bases de la democracia en la que todos queremos y podemos vivir, aceptando nuestras diferencias y nuestros pareceres, respetando el conjunto de normas de convivencia que nos hemos dado y que incluyen, además de preceptos jurídicos, reglas relativas a los ámbitos social, económico, político e institucional. Un compromiso con la venezolanidad, que nos permita creer de nuevo y tener fe en nosotros mismos y en la posibilidad de convivir, pacíficamente, en un país que nos de a todos igualdad de oportunidades para acceder al bienestar y para recuperar la prosperidad de nuestras familias. En suma, un acuerdo de unidad que repare las fracturas que hoy existen en la sociedad venezolana y que atentan contra nuestras posibilidades individuales y colectivas de éxito.

    Por ello, las fuerzas democráticas del país nos hemos propuesto suscribir las BASES DE UN ACUERDO DEMOCRÁTICO DE RECONSTRUCCIÓN NACIONAL. Iniciativa en la que asumimos el firme y solemne propósito de dar comienzo a un nuevo capítulo en la historia democrática venezolana del siglo XXI, que nos devuelva la posibilidad y la esperanza de vivir en un auténtico ambiente de paz, democracia, libertad, bienestar social y desarrollo cultural y económico.

Los propósitos fundamentales de la Reconstrucción Democrática.

    Los propósitos fundamentales que aspiramos alcanzar mediante la suscripción de este compromiso de reconstrucción democrática, lo constituyen los fines e ideales últimos de esta nueva era de la que somos y seremos protagonistas en el siglo XXI. Ideales republicanos que nos comprometemos a cumplir en el futuro y que esperamos trasciendan los límites de nuestra propia generación.

1.  El primer propósito de la reconstrucción democrática es reducir todas las formas de exclusión social para la superación de la pobreza, invocando el principio  de solidaridad y comprometiendo a todos los ciudadanos en el desarrollo socio-económico y en los logros de un bienestar compartido que eleve las condiciones de vida de quienes se encuentran en situación de pobreza y restituya la calidad de vida de todas las familias de Venezuela.

2.  El segundo propósito de la reconstrucción democrática es recuperar la cohesión como venezolanos que habitamos una sola República y una sola Nación, mediante el reconocimiento de nuestras semejanzas y el respeto de nuestras diferencias pero con un designio compartido: la unidad nacional y soberana de nuestras voluntades para transformar el país. 

3.  El tercer propósito de la reconstrucción democrática es re institucionalizar el Estado venezolano, civil y democrático, comprometido con la justicia y con el fortalecimiento de la ciudadanía.  Se trata de restablecer la confianza en la función pública y garantizar el respeto irrestricto al estado de derecho y a la participación política y ciudadana. 

¿Quiénes suscribimos las BASES ESTE ACUERDO DEMOCRÁTICO DE RECONSTRUCCIÓN NACIONAL?

    El acuerdo que suscribimos expresa la voluntad de participación de la sociedad democrática en la reconstrucción del país y compromete a quienes, de modo directo e indirecto, exhiben una preocupación por el futuro que se avecina. Somos hombres y mujeres pertenecientes a organizaciones sociales, políticas, económicas e institucionales diversas. Nos une la inquietud por nuestro futuro y la incertidumbre frente a nuestra supervivencia como Nación. Representamos los más variados propósitos que coexisten en la sociedad democrática venezolana, sin exclusión alguna. Rechazamos el sectarismo y la intolerancia que exhiben quienes promueven la desintegración nacional, el autoritarismo, el empobrecimiento de las mayorías y el aislamiento de Venezuela frente al mundo.

            Los partidos políticos, los sindicatos, las iglesias, el sector productivo, los gremios y las asociaciones profesionales; las organizaciones de lucha por los derechos civiles, políticos y humanos, las organizaciones comunitarias y otras formas de organización asociativa de venezolanos y extranjeros, con aspiraciones de vivir en un régimen democrático que garantice la paz, las libertades y el acceso a una economía sana y próspera, suscribimos esta alianza para la democracia como expresión de los intereses más diversos que conviven en Venezuela.

            Se trata de construir una plataforma democrática que rehabilite el entendimiento entre todos los venezolanos, mediante instituciones eficientes,  capaces de satisfacer aspiraciones de cambio, garantizar la convivencia y procesar nuestras diferencias en una ambiente de no violencia.

Objetivos y acuerdos mínimos: La recuperación de la gobernabilidad democrática.

    El compromiso que suscribimos tiene como centro de referencia la defensa y promoción de la dignidad humana establecida en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre en 1948 y se apoya en seis pilares fundamentales: la construcción de una democracia eficiente en la que el trabajo de las instituciones políticas se realice en un ambiente de transparencia, probidad, libertad plena y rendición de cuentas; el desarrollo de una prosperidad sustentable y sostenible que promueva la igualdad y la inclusión social; la apertura de espacios para el reencuentro y la unión entre los ciudadanos; la adopción de un sistema de funcionamiento del Estado fundado en la "despartidización" y la profesionalización de la función pública que garantice la comunicación e información entre el Estado y los ciudadanos; el respeto a las conquistas de participación democrática de los ciudadanos hoy día más conscientes de sus derechos y de sus responsabilidades ante el país; y, por último, la participación de Venezuela en la comunidad internacional, basada en esquemas de cooperación que promuevan el respeto de los derechos humanos, la defensa de la democracia y el rechazo a la violencia de los intolerantes y al terrorismo en todas sus manifestaciones.

            Los objetivos para recuperar la gobernabilidad democrática y sentar las bases para el desarrollo y la superación de la pobreza en Venezuela son los siguientes:

1.       Combatir la exclusión social, la pobreza y sus secuelas, creando un ambiente favorable para la inversión nacional e internacional y para la generación de empleo productivo y estable, así como también democratizando el acceso a la justicia, a la salud y a una educación técnica, humanística, laboral o profesional que impulse las capacidades creativas y productivas de la población y desarrolle la vocación por la excelencia.

2.       Diseñar y adoptar en el corto plazo programas compensatorios que atiendan el agudo deterioro de la capacidad adquisitiva de los sectores vulnerables de la población.

3.       Formular acertadamente estrategias de estabilización creíble y sustentable de las variables económicas principales en los ámbitos fiscal, monetario, financiero y cambiario.

4.       Diseñar el marco institucional adecuado para emprender políticas sociales efectivas y sostenibles, que promuevan la dignidad, autonomía e independencia de los venezolanos como ciudadanos plenos, exigiéndoles al mismo tiempo el cumplimiento cabal de sus deberes y responsabilidades individuales y colectivas.

5.       Restituir el Estado de Derecho mediante la revisión de la Constitución, la relegitimación de los poderes públicos y la aplicación de los mecanismos previstos por el Estado de Derecho nacional e internacional. Ello, con la finalidad de restablecer el equilibrio y autonomía de los poderes públicos y su pleno funcionamiento; lograr la despolitización y re institucionalización de la Fuerza Armada y su sujeción al poder civil y restablecer el respeto a los derechos humanos, particularmente los derechos a la vida, la propiedad y la libre expresión.

6.       Mejorar el hábitat de los venezolanos, en las poblaciones rural y urbana, a través de la disponibilidad y prestación de servicios públicos, vivienda, salud y medios de comunicación.

7.       Diseñar políticas públicas dirigidas a garantizar la seguridad ciudadana, restituyendo el monopolio legítimo de las armas a la Fuerza Armada Nacional, promoviendo el desarme de la población civil y la eliminación de grupos paramilitares y parapoliciales y reforzando las acciones de prevención descentralizadas y coordinadas en esta materia.

8.       Implementar un sistema de seguridad social concertado, sostenible,  progresivo y solidario.

9.       Rescatar y profundizar la descentralización política, fiscal, administrativa y de los recursos, para generar empleo productivo a nivel nacional y estimular el desarrollo de inversiones a nivel estadal, municipal y comunitario.

10.    Diseñar políticas públicas destinadas a transformar el Estado y sus relaciones con los ciudadanos, las comunidades, la economía y los negocios, democratizando las nuevas tecnologías de información y comunicación.

11.   Rescatar los fundamentos que hagan efectiva la democracia y la justicia: control mutuo entre los órganos del Poder Público como garantía de un eficiente desempeño en los logros de justicia; rendición de cuentas en la gestión pública; apego irrestricto de todas las instituciones al marco jurídico y democrático; Poder Electoral transparente y confiable que legitime a las autoridades mediante el voto popular, directo y secreto; respeto al ejercicio de los derechos políticos, incluidos los de las minorías, y a la disidencia política; fortalecimiento de los canales de participación y control ciudadano sobre quienes detentan cargos de elección popular.

12.   Restablecer los valores de una política exterior soberana basada en la cooperación, la integración y la buena vecindad, respetuosa del protocolo de normas y leyes que rigen el concierto internacional y que de un nuevo impulso a las relaciones políticas, económicas y culturales con nuestros socios tradicionales y países vecinos. 

    Venezuela toda exige el regreso de la gobernabilidad democrática. Aspiramos a que el país retorne a la senda del bienestar y la paz social. Exigimos, por ello, el cese de la división y la desintegración nacional. Los venezolanos compartimos valores fundamentales de libertad, igualdad y democracia y a ellos no pensamos renunciar. Demandamos trabajar, de manera concertada, en soluciones que trasciendan las visiones de corto plazo y contribuyan a superar las dificultades actuales, brindándole a la Nación confianza y seguridad en el largo plazo.

            Por Venezuela y por su futuro asumimos firmemente este compromiso para el rescate de la gobernabilidad democrática de la República, mediante un BASES PARA UN ACUERDO DEMOCRÁTICO DE RECONSTRUCCIÓN NACIONAL .

Confederación de Trabajadores de Venezuela CTV, FEDENAGA, Acción Democrática, Alianza Bravo Pueblo, Alianza por la Libertad, Bandera Roja, COPEI, Movimiento Al Socialismo, MIN, Primero Justicia, Proyecto Venezuela, Solidaridad Independiente, Unión, Acción Cívica, Asamblea de Ciudadanos, Asamblea de Educación, ASODAPE, CACIP, Ciudadanía Activa, Consejo Nacional de Ex-Gobernadores, Control Ciudadano, Defensa de Derechos Civiles, Democracia Siglo XXI, Dialogo Democrático, El gusano de Luz, Encuentro Ciudadano, Foro Demócrata Cristiano, Frente Institucional Militar, Gritos de Libertad, Movimiento 1011, Mujeres Organizadas Unidas por Venezuela, Mujeres por la Libertad, Mujeres por Venezuela, Pro-Catia, Queremos Elegir, Red de Veedores, Resistencia Civil, Sangre Nueva, Unidos por Vivienda, Visión Emergente.

presentación del acuerdo                    resumen bases de acuerdo

regreso a papers                                    regreso a urru

Share/Save/Bookmark